2ªConferencia – Tertulia IOB – Hospital Quiron:

Prevención y avances en el tratamiento del Cancer de Pulmón.


Los próximos años serán claves en la evolución del tratamiento del cáncer de pulmón
La prevención es la mejor arma para luchar contra el cáncer de pulmón, una enfermedad que en alrededor del 90% de los casos es causada por el tabaco. En la conferencia – tertulia celebrada el pasado 8 de febrero en motivo del Día Mundial del Cáncer en el Hospital Quirón, sede del Instituto Oncológico Baselga (IOB), especialistas y público debatieron sobre los avances en el tratamiento y el diagnóstico de la enfermedad, y sobre sus principales retos: la prevención y el diagnóstico precoz.
Los especialistas participantes en el acto, profesionales del IOB y del Hospital Quirón, pronosticaron que en un futuro próximo puede haber avances significativos que permitan aumentar la esperanza de vida de los enfermos, y que permitan cronificar el cáncer, como ya está sucediendo con el cáncer de mama, uno de los que tiene mejor pronóstico actualmente.

Esperanza para futuros enfermos
Aunque el cáncer de pulmón continua teniendo unos índices de supervivencia bajos, ---del 15 % al 17 % de los pacientes a los cinco años de diagnosticar la enfermedad- los especialistas aseguraron que en los próximos 10 años puede haber avances que van a aumentar de manera significativa la esperanza de vida de los enfermos.
La Dra. Enriqueta Felip, directora de la Unidad de Cáncer de Pulmón del IOB, aseguró que ya ha habido avances en un subgrupo de pacientes, y que los estudios en biología molecular son una de las líneas más prometedoras. Felip apuntó también que hay varios estudios investigando las causas del aumento de cáncer de pulmón en mujeres no fumadoras en los últimos años. Hay indicios que podría deberse a una mayor sensibilidad a los carcinógenos por parte de las mujeres, y a la exposición prolongada al humo como fumadoras pasivas.
La cirugía es la técnica que actualmente proporciona unas tasas más elevadas de curación a los enfermos de cáncer de pulmón (alrededor del 90 %), pero desgraciadamente sólo son operables un 30 % de los tumores, porque en la mayoría de los casos el diagnóstico se da cuando el cáncer ya está avanzado. “Es un cáncer que avanza rápidamente y que no siempre se diagnostica por los síntomas, la tos y la expectoración, pues estos síntomas son comunes en todos los fumadores”, apuntaba la Dra. Ma. Antònia Llauger, médica de familia i coordinadora del Grup de Malalties Respiratòries de la CAMFIC (Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria).
El doctor Laureano Molins, cirujano torácico del Hospital Quirón, explicó que la cirugía del cáncer de pulmón ha avanzado y es “ahorradora”, es decir, que tiende a conservar más tejido pulmonar.
Otros avances en el tratamiento están alargando el tiempo de supervivencia. La radiocirugía, por ejemplo, permite dar dosis altas de radiación al tumor en varias sesiones, que son mejor toleradas por los enfermos, y permite controlar la enfermedad en porcentajes próximos a la cirugía, explicó el doctor Enrique Puertas, del departamento de Oncología Radioterápica del Hospital Quirón.
Además, tecnologías como el TAC o la radioterapia guiada por imagen, introducidas en los últimos años, han mejorado de manera muy importante la visualización de la enfermedad. En quimioterapia, se han mejorado los fármacos y son mejor tolerados por los pacientes.
El neumólogo Carlos Agustí auguró que en veinte años el cáncer de pulmón podría llegar a ser una enfermedad que no necesitara cirugía y que podría curarse con fármacos, una evolución comparable a la que se ha producido en enfermedades como la tuberculosis, según explicó. El doctor Laureano Molins, cirujano torácico, aseguró que, aunque el objetivo es la curación, si no se consigue a corto plazo, el cáncer podrá cronificarse y el enfermo podrá convivir con él.

El otro gran reto: la prevención
En los últimos 50 años el porcentaje de fumadores ha disminuido del 45 % al 30 % de la población, gracias a la concienciación sobre el perjuicio que representa para su salud y a la Ley del Tabaco. Con todo, es un porcentaje aún elevado comparado con otros países (20% de fumadores en el Reino Unido, por ejemplo). El Dr. Molins explicó que son fundamentales las acciones de prevención entre la población joven, pues cada vez se empieza a fumar antes. En España, la edad de inicio al tabaco se sitúa a los 13 años.
Pero las campañas antitabaco no se han demostrado eficaces en la población adolescente, “un grupo de edad al que es difícil convencer de la importancia de no fumar para que no tengan cáncer de pulmón a los 60 años”, aseguró el Dr. Agustí. El responsable de tabaquismo de la CAMFIC, Dr. Lozano, apuntó que aumentar el precio de la cajetilla del tabaco sería una buena medida disuasoria.

Cribaje a la población fumadora Otro de los retos es la detección precoz de la enfermedad, y hay bastante camino por recorrer en este campo, como reconocieron los especialistas. La realización de pruebas para detectar el cáncer de pulmón en etapas iniciales, como un TAC, es una de las líneas de prevención que se están estudiando.
Un estudio norteamericano ha demostrado que un TAC anual a la población fumadora podría disminuir la mortalidad. Pero por el momento no hay consenso, pues un protocolo de este tipo significaría un importante gasto para la salud pública. El Dr. Molins deseó que, en un futuro, este tipo de pruebas se lleguen a implantar, como hoy están implantadas las mamografías para detectar tumores de mama.