Sala de Prensa

 

"El gran avance es dirigirnos a los subtipos de cáncer" 

 

 

 

El doctor Josep Tabernero se ha mostrado optimista por los importantes avances que se están consiguiendo en los tratamientos personalizados presentados recientemente en el congreso de oncología más importante a nivel mundial, celebrado en Chicago. Así lo ha explicado durante una entrevista en el programa 'Els Matins' de TV3, realizada el miércoles 4 de junio de 2014.

 

Leer noticia y ver entrevista
 

               

 

CÁNCER DE VEJIGA

DETECCIÓN PRECOZ

El principal síntoma que puede hacer sospechar de la aparición de un cáncer de vejiga es la presencia de sangre en la orina de manera persistente a lo largo de varios días y sin que haya ninguna otra causa que la explique. En estos casos, es urgente una consulta a un urólogo para confirmar o descartar la sospecha de cáncer ya que, cuanto más precoz sea el diagnóstico, más alta será la probabilidad de que la enfermedad pueda ser tratada con éxito y más bajo será el riesgo de secuelas que perjudiquen la calidad de vida del paciente.

 

Se trata de un cáncer que afecta mayoritariamente, pero no exclusivamente, a personas fumadoras.

 

DIAGNÓSTICO RÁPIDO 

El diagnóstico, habitualmente realizado por un urólogo, se inicia con técnicas de imagen (como ecografía o tomografía axial computerizada) para observar si hay alguna masa anómala en la vejiga. En el caso de confirmarse la sospecha de cáncer, se realiza una biopsia transuretral para extraer una muestra de tejido de la vejiga y comprobar si alberga células cancerosas. Un análisis de sangre completa con estudio de marcadores tumorales aporta información adicional sobre el estado de salud del paciente.

 

El circuito de diagnóstico rápido del IOB permite reducir a un plazo inferior a una semana el tiempo medio entre la primera consulta de una paciente por una sospecha de cáncer de vejiga y el inicio del tratamiento.

 

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

El tratamiento del cáncer de vejiga debe decidirse de manera individualizada para cada paciente dependiendo de las características de cada tumor.

 

En los casos en que el tumor es superficial –es decir, cuando no invade las capas profundas de las paredes de la vejiga-, el tratamiento requiere la resección quirúrgica de la masa tumoral y se complementa con instilaciones de un tratamiento inmunomodulador o de quimioterapia.

 

En los casos en que el tumor infiltra las paredes de la vejiga en profundidad, es preciso un tratamiento más agresivo que puede obligar a una intervención quirúrgica para extirpar la vejiga (cistectomía) y a un tratamiento de quimioterapia para prevenir la aparición de metástasis. Dado que la cistectomía afecta de manera importante a la calidad de vida posterior del paciente, ya que comporta impotencia e incontinencia urinaria, el IOB valora de manera individualizada la situación de cada persona para ofrecer en todos los casos en que sea posible un tratamiento alternativo que, combinando quimioterapia y radioterapia, permita preservar la vejiga sin comprometer la expectativa de supervivencia del paciente.

Última actualización el Lunes, 04 de Noviembre de 2013 13:51
 

INSTITUTO ONCOLÓGICO BASELGA

Hospital Quirón Barcelona
Plaza Alfonso Comín, 5
08023 Barcelona
Tel.: 932 381 661 | Web